martes, 3 de junio de 2014

Taller de adornos navideños de frivolité




Con frivolité puedes realizar encajes y pasamanerías para crear bisutería, cinturones, complementos, adornos,... De la mano de Mariella Ponti, de Agave Artesanías, aprenderemos esta exquisita técnica llena de posibilidades.

Fechas: 3 de diciembre de10:00 h. a 14:00 h.
Precio: 28 euros. Material incluido.
Para información y reservas: info@thecraftyroom.com y 636.223.772

Material:
  • Hilo crochet nº 5.
  • Aguja de frivolité.
  • Patrones

En este curso aprendemos:
  • Las bases de la técnica: nudo doble, anillo, cadena, picot, empalme en picot, nudos de seguridad.
  • Leer un esquema gráfico.
  • Trabajar derecho y revés.
  • Insertar cuentas al hilo del ovillo.
  • Sugerencias de utilización.

La tecnica del frivolité (en inglés tatting, en italiano occhi o chiacchierino) se emplea para hacer puntillas cuyos diseño es una sucesión de anillos y arcos entrelazados para formar motivos de extraordinaria ligereza y elegancia. A diferencia del tricot y del ganchillo, cuyos puntos base se construyen con lazadas, el frivolité se desarrolla anudando el hilo. Los nudos se hacen sobre otro hilo, por lo que los motivos que se producen son además de airosos y ligeros, duraderos y resistentes.



Los primeros testigos de decoraciones hechas con nudos se remontan a la antiguedad y al Oriente: en las tumbas egipcias se encuentran vestimentas adornadas con sucesiones regulares de nudos que dibujan anillos. En la antigua China también se adornaban las vestimentas más elegantes con bordados obtenidos anudando hilos sucesivamente cosidos sobre la tela. De China esta técnica (parecida al macramé en su uso del doble nudo)  ha pasado a Europa, donde en la edad Media es muy popular y está ampliamente documentada: se trabajaba envolviendo el hilo alrededor de una lanzadera y haciendo nudos a distancias regulares para producir efectos decorativos. No está claro cuando se produjo la transición desde la técnica de los nudos al actual frivolité pero es bastante probable que ocurriera en Italia entre los siglos XVI y XVII, cuando se empieza a cerrar en anillos los nudos hechos sobre el hilo; el otro motivo base, la cadena, se creó ya en el siglo XVIII.



El momento de mayor auge del frivlité fue entre los siglos XVIII y XIX en la Inglaterrra victoriana, cuando también se publican los primeros libros de escuela y de patrones de shuttle tatting (frivolité de lanzadera). Hoy en día se ha redescubierto el frivolité  en la elaboración de  joyería y agregando a la labor cuentas decorativas o cristales más preciosos.



Recientemente se ha simplificado la técnica  usando unas agujas especiales de soporte: es el frivolité de agujas. En este taller os proponemos esta técnica que por su sencillez resulta muy apropiada para iniciarse en este arte y resulta muy cómoda a la hora de elaborar motivos de tamaño reducido, facilitando además la inserción de abalorios o cuentas decorativas.



No hay comentarios :

Publicar un comentario